lunes, 7 de enero de 2008

El proyecto artístico-político-placentero


Antes de explicar el proyecto, luego de su completa puesta en marcha, dejamos el siguiente mensaje para aquellos que ingresan por primera vez a este blog: Primero miren los videos del "fondo (el primero) hasta los de arriba (los últimos). No es por capricho, los fuimos haciendo así simplemente por una cuestión estética, aunque también por estar convencidos de la intuición como verdadera forma del conocimiento; la intuición y el asombro que ella acarrea ante una pequeña revelación son la verdadera huella en el cerebro.
El proyecto parrichango tiene tres líneas generales, una generalísima, y dos concretas inseparables. El primer lineamiento general es a su vez una especie de chaleco antibalas; aquellos que argumentaban que la idea no funcionaría quedaban atónitos frente a la pronunciación de este lineamiento. La acción placentera. Primero y principal el goce, el placer, la diversión en la acción. Pero no cualquier divertimento, sino aquel subjetivo y creativo, fuera de los modelos de divertimento capitalistas. Fueron unos días de mucha alegría, adrenalina y expectativa. La creación no es sólo del arte, es más!, esa es una creación limitada, una creación dentro de la repetición del género artístico.
El segundo lineamiento tiene que ver con lo anterior, la creación y el arte. ¿Cómo "encasillar"? ¿Qué género adjudicarle a esto que hicimos? Ninguno! Ahí está la verdadera creación, creación por fuera del género artístico. Hacer una canción seguramente es creativo, pero no se revolucionan los cánones generales. El hecho estético radica en la particularidad del espacio público. Uno al caminar por una ciudad puede ver las "manos" y el espíritu de su gente en varios aspectos, el ritmo de circulación, el trato, los espacios públicos, los olores, etc. El chango sin dueño, con restos de asado en un palo en la avenida más importante de la ciudad, delante de una pintada con stencil (cara de Nietzsche con una llama arriba, la llama del parrichango) que remite a este blog es un hecho artístico. Inicial y fragmentado. Cuando la muchachada se ponga a hacer parrichangos sin dueño, ahí sí que esta puesta en marcha será realidad artística del espacio público; la ciudad donde hay parrichangos hechos por sus propios habitantes y de propiedad pública, el sitio urbano en donde se usan y se dejan en la calle. En esta puesta en marcha aparece el hecho artístico del "artefacto" parrichango en escena (el encadenamiento sólo lo hicimos por la obra de arte, para "garantizar un mayor tiempo entre la parrichango usada y atada frente al grafiti, esto es sólo operativo, después no se atará el chango), en la realización del proyecto, el hecho artístico toma características urbanísticas. Este pilar es inseparable del político.
El fundamento político surge de una intuición acerca de la construcción imaginaria del espacio público como hostil. Vamos a intuir esto. ¿Qué sentís cuando volvés a tu casa (u hogar) después de estar todo el día en la calle (trabajando o haciendo lo que sea) o fuera de tu casa? Relajación y confort. ¿No es llamativo que uno llegue a su casa y sienta que allí sí se puede "recomponer", aunque el hogar sea una ausencia total de confort, como si uno llegase a su mansión? Es raro, si tu casa no es cómoda y la sentís así es porque el afuera te lo pintaron como jungla peligrosa. Las frases del acto fundacional también se relacionan con esto. "Home sweet home" no significa otra cosa que "ahhhh, llegué a mi refugio en donde estoy a salvo del afuera". "De la casa al trabajo y del trabajo a la casa" es una frase esclavista (el concepto, no me interesa Perón) y que plantea una vida estúpida. El proceso arquitectónico de alejamiento de las piezas (dormitorios) de la calle, "lejos de la calle" es el leit motiv actual; esto no puede ser por otra cosa que por la psicología creada mediaticamente. El quincho también, lejos para mayor intimidad. Los deliverys. Analicemos esto. El primer comerciante al que se le ocurrió metió un golazo, todos se vieron obligados a enviar a domicilio, algo así como una medida destinada al triunfo (¿fue una invención comercial o un requerimiento de esta sociedad "democrática"?) ¿Pero por qué tanto éxito, tanta masividad de esta táctica de generar mayor ventas? ¿ Por qué el delivery se instala así y todos los comerciantes se ven obligados a ofrecerlo cuando con otras tácticas o no funcionan o le funcionan a uno y nadie las copia? Por lo que venimos diciendo, nos hicieron creer que la calle es sólo para transitar, o consumir, y jamás para para estar, reposar o socializar. Analicemos el arma de esta construcción, los medios masivos de incomunicación. Sólo basta con observar de qué manera, con qué estética (musiquita, tipo de noticia, caras, etc.) la televisión se refiere a la calle, cómo muestra la calle cada vez que "va" al móvil. El "caos" en el tránsito, las publicidades (miren una actual de Araceli gonzález que va en un auto con toda la paz y la comodidad y abre la puerta y se asoma a la calle en donde hay explosiones, autos que chocan, helicópteros, un quilombo). El poder no nos quiere en las calles. El fundamento político pasa por ocupar el espacio público, reconocerlo como nuestro, ver que se puede charlar con los vecinos o quien carajo sea compartiendo. Pero no sólo eso! También radica en la creación de practicas sociales desinteresadas sin "afectar" la propiedad privada (una gambeta). La parrichango no tiene dueño, la usa quien la necesita y sólo cuando la necesita, es decir, la práctica desinteresada sería la opuesta a llevarse la parrilla y guardársela para poder garantizarse tenerla el día del asado. No! No te la guardes, porque en esos días le va a faltar a alguien! Si todos la usan solamente cuando la necesitan y uno confía en que el otro va a actuar igual, habrá parrichangos de propiedad pública paseando por la ciudad, "haciendo su propio camino" y escribiendo su itinerario urbano, un día en esta calle, otro en aquella, más tarde en una plaza; espontaneidad del parrichango. El día en que haya muchos parrichangos en la ciudad el proyecto será realidad.
Este proyecto está dirigido a todos, pero convocamos a la gente que todavía "vive" a hacer parrichangos y liberarlos a la buena de dios. Ya existe el parrichango 01, hay que hacer el 02 hasta el 500! La idea es que aquel que lo haga lo filme o saque fotos y nos avise acá dejando un comentario de lo que hicieron y dónde (qué página web) se puede ver.


Artefacto parrichango:
Al chango de supermercado le cortás un lateral (nosotros le cortamos aquel que haciendo el asado permite que la parrilla avance hacia la izquierda) y ese mismo lateral lo usás para la carne. Una chapa al fondo para hacer las brasas. Y una chapa atada al lateral del fondo (la atamos con alambre, le hicimos agujeritos con un taladro) con alguna inscripción haciendo referencia al proyecto. Nosotros le agregamos "propiedad pública" a lo que ya habíamos pintado.

Les dejamos un abrazo y a infectar la ciudad de parrichangos!

2 comentarios:

Enzo dijo...

¡Larga vida al parrichango!

En pos de afianzar la cultura activa bahiense.

el antiparrichango dijo...

enzo la re puta que te pario,larga vida al culo roto de tu papa puto,fede igual aguante tu mama